5.01.2010

Generación del sandwich

Los jóvenes de treinta y tantos años, como un servidor, somos la generación del sandwich. Nuestros padres fueron educados bajo las reglas y normas de una sociedad tradicional que luchaba contra ideales de cambiar al mundo, de rebelarse. Pero después se ajustaron a la sociedad, cambiaron y se volvieron exigentes. Casi con miedo de que la historia se repitiera y siguiéramos sus pasos, sus ideales.

La nueva generación, nuestros hijos y sobrinos entre diez y veinte años, son una generación igual de exigente. Quieren respuestas inmediatas, tan rápidas como les responde Google o Twitter. Exigen atención, honestidad y calidad de vida. Nos culpan por destruir su planeta, por desaparecer a las especies animales, por no gobernar con igualdad para todos, por dejarles un futuro incierto.

Estamos atorados entre dos generaciones exigentes que nos ayudan a acumular estrés, nerviosismo y neurosis.

Por otro lado somos la generación que se colgó del cambio tecnológico, de milagro. Aprendimos, con mucha más dificultad que los niños del nuevo milenio, a utilizar la tecnología para hacer al mundo un lugar más eficiente, más productivo y mucho menos personal. Nos "comimos" a la generación de arriba. Una generación que se basaba en el diálogo, los ideales, la negociación. Una generación en la que las personas valían por sus ideas y no como la nuestra, en la que las ideas tienen que tener un valor monetario.

La generación del sandwich, entre el fax y el Wii, entre el ´68 y el abstencionismo, entre los hippies y los queer, entre Los Beatles y Lady Gaga.

Todavía no creemos que somos la generación parte aguas de la historia contemporánea, la que definirá el futuro de nuestro planeta. Todavía no creemos que nuestra forma de gobernar y administrar definirán el rumbo de la humanidad a muy corto plazo.

La generación del sandwich, que le toca decidir por los de arriba y los de abajo. La que le toca definir el camino a seguir. La generación del sandwich, qué estrés.

Nadie....

1 comment:

miguel said...

excelente...Tienes razon, nuestra generacion ya se conformo entre la añoranza y el suspiro, entre los ....