10.01.2006

¿Magna o Premium?

Todos los días tenemos que enfrentarnos a la realidad de que existen diferentes categorías que nos clasifican como seres humanos. Más allá de las obvias de género, raza y edad, existen las impuestas por nosotros mismos.
Turista o primera clase, preferente o gayola, clásico, oro o platinium, y aquellas que sólo dan un nombre a la clase importante reduciendo a los demás a simples ciudadanos de segunda, como VIP.
Estas etiquetas definen más que el lugar donde nos vamos a sentar en un concierto o la fila del banco a la que podemos aspirar. Definen nuestra vida diaria. Así, vivimos una vida clásica de turistas, regulares vista desde gayola. Es más, somos una clase de personas que vivimos la vida Magna y no Premium.
No es queja, la vida Magna tiene grandes ventajas a la que los VIP's no pueden aspirar. Esta vida se disfruta más solo por el simple hecho de que cuesta más vivirla. Suena a mal de muchos, consuelo de tontos, pero en realidad hay muchas cosas que siendo Platinium te llegas a perder. El ambiente en los conciertos nunca está en la zona preferente ya que para estar ahí hay que guardar cierta postura, uno no puede gritar y sacar esa euforia por que ser Premium viene con todo un manual de comportamiento. Mientras tanto los mortales pueden dejar las anginas secas de gritar desde lo más lejos, desde las sillas no acojinadas, desde las bancas sin numeración, desde una vida magna digna de los que merecen divertirse.
¿Magna o premium? Magna, Magna, Ra Ra Ra.
Nadie...

1 comment:

belleza_liquida said...

(levantando mi dedito indice...)

Magna :)...

me encanta su blog...

saludos.