10.26.2006

El Tío Aplausos

El fin de semana pasado me invitaron a una comida familiar. Estamos hablando de la típica comida familiar, mesa de los adultos, mesa de los niños, hombres sentados discutiendo la política nacional y mujeres sirviendo una cantidad de comida exorbitante.
Entre los invitados se encontraban un par de tíos mayores. Estos son los que más disfrutan la comida, los más incrédulos a las teorías políticas que discuten los sobrinos, los más pendientes de las atenciones de la abuela y las sobrinas y para demostrar todo lo anterior daban un aplauso.
"Un aplauso al mole", "un aplauso a las cocineras", "un aplauso a que se acaba el sexenio de Fox", "un aplauso a lo bonita de mi sobrina".
El tío aplausos disfruto de lo que los demás veían como rutina en la monótona comida dominguera. Y como ya tiene la voz baja y está acostumbrado a no ser escuchado, que mejor forma de llamar la atención que un buen aplauso. Obviamente cuando salió el flan de vainilla había que diferenciarlo de los 500 aplausos anteriores y decidió convocar a una porra. El clásico "chiquiti-bum" que por faltarle los dos dientes delanteros sonaba más como "ziquiti-bum".
Espero llegar a esa edad con la emoción de cada pequeño detalle de la vida. Y espero llegar con la fuerza y las ganas para aplaudir y gritar la emoción de disfrutar cada instante. Trataré de acelerar mentalmente el tiempo para empezar a disfrutar hasta de un flan de vainilla y sentir las ganas de gritarlo a los cuatro vientos. Por lo pronto sólo me queda decir "un aplauso a la vida".
Nadie...

6 comments:

adrenalinangel said...

Si claro, coincido contigo, me gustaria estar feliz de la vida a los 80 años y ser tan pero tan alegre como un niño de 8 : )
... y ojala si disfrutes ese flan de vainilla... : )

Fuente abejuna said...

Oye que ricas son esas comidas, que maravilla que eso no se acaba, como extraño ir a una, algún día algún día gracias por recordarmelo Saludos desde UK XX Abeja

Beatrice said...

Es un privilegio poder disfrutar de esas "aburridas" reuniones familiares, al menos yo las echo de menos, estuve acostumbrada a vivir en una familia grande pero eso se acabó y todavía lo extraño. Disfrutalo!! Saludos.

scarlett said...

Me encantan las comidas familiares, yo prefiero estar en la mesa del chisme y donde este mi tia ceci con su botella , ajajajaja-.

Me said...

Todos los que quieran ir a la próxima comida están invitados. Igual y el tío les dedica una porra.
Gracias por sus comentarios

Anonymous said...

No solo son los tios viejitos, eh. En mi familia, a cada rato, aplausos. Y lo peor, o mejor, es cuando es un aplauso para una persona. Porque despues esa persona convoca un aplauso para otro y sucesivamente hasta que el perro tmb reciba aplauso.

Eso si, la porra, era propiedad de mi abuela.

Buen blog.

Saludos./